-->

¿Cómo diríais si este coche tiene neumáticos sobredimensionados?

Si alguien alguna vez os pregunta cuál sería la mejor manera de que un vehículo sobre ruedas reduzca su consumo de combustible, la respuesta inmediata debería ser: quitarle las ruedas.

Los neumáticos son una causa muy importante de consumo en los coches, camiones y motos. En este post nos centraremos en los coches. Los neumáticos tienen pérdidas por rozamiento, por histéresis, por desgaste, por sonido y alguna más que se me escapa. Son responsables de hasta el 20% del consumo, de ahí que veréis que en los sucesivos modelos eléctricos el ancho de los neumáticos va a ir reduciéndose.

Sin embargo, aún por la calle se ven coches mastodónticos de más de 2Tn con unas peazo gomas. Los neumáticos y las llantas tienen un posible efecto estétitco además del funcional, así que hace unos meses por Twitter consulté si los neumáticos del BMW X6 están sobredimensionados, cuya foto tenéis a continuación. Y esto es lo que me respondió el responsable del blog www.pistonudos.com, @GuilleAlfonsin, al respecto:



La respuesta se basa en la comparación entre el X6 y otro modelo de BMW mucho más pequeño (el Serie1).






La operación que hace @GuilleAlfonsin es muy sencilla: consiste en dividir los kg por eje entre el primer número de los neumáticos. Por ejemplo, 685kg por eje del BMW Serie1 entre 195 da como resultado 3,51kg/mm. Ese cociente debe ser entre 3,5 y 5. El X6 tiene un 4,12. Aquí la conversación de Twitter.

Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que los neumáticos de ese coche no están sobredimensionados.



Tendencias en el negocio de la tecnología (digital)

Fred Wilson es un exitoso inversor norteamericano de capital riesgo, y que uno de los primeros en invertir en empresas como Twitter, Tumblr, Foursquare, Zynga, Kickstarter y Bitcoin. Navegando por la Red, me he encontrado un vídeo que me ha gustado en el blog de Jokin García, experto en inversion de start-ups.

En el vídeo, Wilson describe las tendencias del negocio de la tecnología digital en un plazo corto y medio, y las distintas maneras que se están creando de generar valor en este negocio. Es una persona muy dada a dar conferencias (las podéis encontrar muchas de ellas en YouTube) y también es el autor de un blog.

Como decía Niels Bohr, hacer predicciones es difícil, especialmente cuando hablamos del futuro. Pero Wilson ha demostrado ya bastante acierto, así que su opinión puede estar bastante próxima a la realidad.


Os recomiendo ver la charla. Para los que no queráis, tenéis un resumen un poco más desglosado de lo que dice en el citado blog de Jokin García


La ya tradición: se acerca Naukas Bilbao

Los habituales del blog sabréis que de vez en cuando saco el bombo y el platillo para anunciar alguno de los eventos en los que el escribe participa. 

Participo y asisto a algunos. Naukas Bilbao es sin duda la referencia, el evento de divulgación científica que más disfruto y uno de los que más aprendo. Para quien no conozca el formato de este encuentro, se trata de charlas de unos 10 minutos una detrás de otra sobre disciplinas científicas diversas: matemáticas, tecnología, cosmología, física de partículas, química, biología, etc.

El evento ya va por su quinta edición, y éste es el programa provisional para este año. Ojo, que en esta ocasión se adelanta en el calendario y pasa al 11 y 12 de septiembre en el Bizkai Aretoa de Bilbao.


Cada vez el evento goza de mayor éxito y yo disfruto mucho de compartir ideas, saludos y cervezas con público, divulgadores, curiosos y amigos.

Este año mi charla se denominará: Errores al copiar la realidad. Intento sorprender en cada edición y he hecho alguna demostración de inseguridad informática, he hablado de Formula1, del coche autónomo, y de momento no quiero adelantar en qué consistirá la de este año.

Quien pueda acercarse, que no pierda la oportunidad. Yo le pagaré el primer café o cerveza.

Pintando temperaturas

Recientemente tuve que hacer un viaje para realizar un estudio con una cámara termográfica, la cual es la responsable de hacer una fotografía donde se aprecian qué partes están más calientes y cuáles más frías (dicho de manera bastante incorrecta). Para los que veis Formula1, estoy hablando de cámaras así:


En la foto, claramente se ve que los neumáticos están muy calientes, mientras que la carrocería y restos de parte del motor apenas se colorean debido a la alta velocidad de los coches y su enfriamiento por convección.

Una cámara termográfica mide la radiación infrarroja emitida por un objeto. El hecho de que la radiación es una función de la temperatura superficial del objeto hace posible que la cámara termográfica pueda medir y mostrar esa temperatura. - See more at: http://www.nivelatermografia.net/blog/tecnicas-de-medicion-termografica-midiendo-la-emisividad/#sthash.YLHj05WY.dpuf
Una cámara térmica mide la radiación infrarroja emitida por un objeto. El hecho de que esa radiación sea una función de la temperatura, permite a la cámara poder calcular dichas temperaturas. Sin embargo, no es tan simple como sacar una foto y ya está. La razón es que la temperatura también depende del factor de emisividad del objeto (este factor se usa para calcular cuánta energía emite un cuerpo simplemente por el hecho de estar a una temperatura superior a 0K).

Y además también influye en la foto la humedad relativa del ambiente, la temperatura, la luz, y la distancia entre objeto y cámara. Por lo tanto, antes de realizar cada sesión de fotos en una cámara de estas características, se hace necesario compensar los efectos que he citado para obtener una foto en condiciones.

Sigamos con el texto, a ver si explico a dónde quiero llegar. A continuación os dejo una fotografía térmica realizada en la pared exterior de una casa reciente:


Esta casa tiene una capa fina que asemeja a la piedra. Esa parte está pintada en rojo-anaranjada. La temperatura ambiente es de 33ºC, y la cámara ha dibujado la imagen según una escala de temperaturas entre 35,3 y 25,4. La emisividad es 0,81 (emisividad de la mampostería). 

Lo que se ve en azul es la estructura interna de la casa, los forjados. Es decir, estamos consiguiendo ver formas que están tapadas, aspectos ocultos de un cuerpo. Y precisamente esto es uno de los aspectos interesantes de esta cámara.

Realizar una foto de una fachada con una cámara térmica no es baladí, y hay algunas directrices claras a tener en cuenta: 

- las 12 del mediodía de un día de verano en un sitio soleado es el peor momento. En situaciones así hay mucho sol, y su calor y energía distorsiona los resultados de la foto.
- Si realizamos la foto de una pared, se requiere que entre la pared interior y exterior haya un gradiente de temperaturas de 15º como mínimo, ya que si no la calidad de la foto es muy pobre.
- en las fotos conviene que haya objetos de varias temperaturas. Si todos tienen aproximadamente la misma temperatura, la foto será bastante mala. 

Eso último se ve precisamente en la siguiente foto. Se trata de una pared interior de una vivienda. La pared está pintada, como todas las viviendas. Aún así, fijaos que la cámara es capaz de mostrarnos los ladrillos y que hemos encuadrado en la imagen el hombro de una persona para que haya un mayor contraste:


Este tipo de herramientas es habitual para poder detectar en un edificio dónde está el trozo de cable o circuito defectuoso, o fugas de agua que haya detrás de alguna pared.

Siguiendo con el razonamiento de estas imágenes, acudí al Monasterio de Guadalupe (Extremadura) para comprobar si lo mismo que ocurre con las viviendas modernas se puede obtener con el patrimonio. Es decir, intentar captar con la cámara térmica detalles constructivos que hayan quedado tapados bajo reformas y capas de pintura en la pared a lo largo de los años. Este tipo de estudios no se ha realizado con mucha frecuencia en patrimonio.

Sin embargo, mi gozo en un pozo, y las conclusiones del modesto estudio es que la cámara térmica no es la herramienta más adecuada para este tipo de tareas. Os dejo un par de ejemplos donde sí que se aprecian detalles, pero mucho menos que en la vivienda. La razón es que las paredes son demasiado gruesas.










Para terminar, la cámara no tiene un aspecto convencional:

 

Poincaré y el caso Dreyfus

El título de este artículo bien podría haber sido Poincaré a lo Numbers, en honor a la célebre serie de misterios que los protagonistas resuelven con deducciones matemáticas. 

Henry Poincaré es uno de los matemáticos franceses más notables del siglo XX, y tuvo una especial repercusión en el caso Dreyfus (Dreyfus affair). Comenzó en 1894 y finalizó en 1906. Tuvo una gran repercusión en Francia, donde sucedió.

El joven capitán Albert Dreyfus fue detenido y acusado de alta traición y trabajar para el enemigo. Su acusador fue el general Alphonse Bertillon, cuya prueba principal era una carta supuestamente manuscrita por Dreyfus y encontrada en la embajada alemana. A este documento se le conoció como la bordereau. Al principio el pueblo creó firmemente en la culpabilidad de Dreyfus, principalmente porque era descendiente de judíos e hicieron mucha prisión los grupos antisemitas de Francia (fuente).

Se convocó a 3 expertos matemáticos para dar validez a la prueba pseudo-científica que elaboró Bertillon para asegurar que la bordereau fue escrita por Dreyfus. Acudieron al juicio Paul Appell, Gaston Darboux y Henri Poincaré. El último por entonces ya gozaba de una gran reputación internacional, y las conclusiones que redactó en un tono que no admitía contestación, zanjaron la polémica en torno a la autoría de la carta. A continuación, adjunto un extracto de traducción propia que Poincaré reflejó en alguna de sus cartas cuando le pedían la opinión sobre el sistema de Bertillon (fuente):

Bertillon afirma que ha encontrado 4 de 26 posibles coincidencias. Suponiendo que es 0,2 la probabilidad de encontrar una coincidencia aislada, Bertillon concluye que la probabilidad de encontrar 4 coincidencias es de 0,016. Falso. 0,016 sería la necesaria para encontrar 4 de 4 coincidencias, y en realidad, su cálculo debería ser de 0,7.


Y finalmente, lo que Poincaré entregó al tribunal fue una serie de preguntas y reflejo de incoherencias sobre el razonamiento de Bertillon. En mala calidad, se pueden ver las alegaciones en la siguiente imagen:


Una ampliación de ellas se puede ver en el artículo Bertillon and Galton. Probabilistic arguments related to identification of criminals.

Dreyfus fue salvado por simple aplicación del teorema de Bayes de la estadística, y otras simples reglas de la probabilidad.

Esta historia aparece mencionada en la obra The theory that would not die.

Imitar sin copiar la realidad

En los últimos años han ganado mucha fama los robots de Boston Dynamics, empresa estadounidense recientemente adquirida por Google.

Cada cierto tiempo nos sorprenden con un vídeo de su nuevo ingenio. En el siguiente vídeo están sus robots más famosos.


Sin embargo, en este artículo quería mencionar un pequeño detalle de uno de los últimos modelos, el cual ellos lo presentan como un robot-perro


Sin embargo, fijaos ahora en este vídeo a partir del 3:28.

¿No ha quedado claro de lo que hablo? Fijaos en este, más simpático, desde el comienzo.

¿Se ve? Los perros, sobre todo a velocidad lenta, mueven mucho la cadera columna vertebral lateralmente. Ahora mismo, Boston Dynamics usa como tronco del perro una caja rígida. Por lo tanto la biomecánica del perro la imitan, pero no la copian. No soy experto en esta rama de la ingeniería, pero probablemente, nuestras mascotas tampoco sean capaces de realizar movimientos del propio robot a la hora de mantener el equilibrio. Probablemente será una cuestión de compromiso en el diseño, y la manera más robusta que Boston Dynamics ha conseguido para que sus ingenios mantengan el equilibrio y hagan todas las actividades de las que son capaces.

Mi predicción será que la empresa tenderá a introducir esa cadera columna a sus ingenios. Ya la tienen muchos robots humanoides.


Más info:
http://www.bostondynamics.com/img/BigDog_Overview.pdf
http://www.bostondynamics.com/img/BigDog_IFAC_Apr-8-2008.pdf


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting